VAR en el Mundial Rusia

La mayor novedad en el Mundial de Rusia 2018 respecto a otras ediciones de la Copa del Mundo es que en esta se hará uso del VAR, es decir, del videoarbitraje. Este sistema, que llegará a LaLiga la temporada que viene, permitirá al árbitro consultar las jugadas que considere dudosas con un equipo de árbitros asistentes que seguirán el juego a través de diferentes cámaras. En la teoría la idea pinta bien, pero en la práctica está generando bastantes dudas.

Videoarbitraje (VAR) en el Mundial de Rusia 2018

El VAR, Video Assitant Referee, ya se está utilizando en algunas ligas de fútbol del mundo, como por ejemplo en la italiana, y en esta edición de la Copa del Mundo se ha decidido incorporarlo a la competición. Ya en Brasil 2014 se añadió la tecnología conocida popularmente como «ojo de halcón», unas cámaras y sensores que permiten determinar con exactitud si el balón pasa o no la línea de gol, evitándose así los goles fantasma.

El actual presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ha sido uno de los principales defensores del uso del VAR en el fútbol, al contrario que su sucesor, Joseph Blatter, o el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, que ya ha dicho que por el momento no se plantean introducir este sistema en las competiciones europeas. Infantino anunció que se iba a usar el VAR en el Mundial de Rusia 2018 alegando que odiaría que una Copa del Mundo se decidiera con un error arbitral, cree que las decisiones del árbitro deben entorpecer el juego en la menor medida posible.

En realidad, con el VAR el árbitro sigue siendo el que tiene la última palabra. Una de las cosas que más se critican del uso de este sistema es el tiempo que se pierde, pero lo cierto es que, al menos en teoría, el colegiado solamente puede solicitar la ayuda del videoarbitraje en unos supuestos muy concretos: en el caso de que no esté seguro de la identidad de un jugador (no sabe si una falta o un gol ha sido obra de un jugador o de otro) o si la duda afecta a un gol, una tarjeta roja (directa) o un posible penalti.

Si ante alguna de estas situaciones el árbitro no está seguro de la decisión que debe tomar, solicitará la ayuda del VAR o árbitro asistente de vídeo. Durante el Mundial de Rusia 2018, en cada partido habrá cuatro árbitros asistentes de vídeo en el centro de retransmisiones de Moscú. Allí contarán con una habitación desde la que seguirán el juego desde diferentes ángulos; habrá un árbitro principal que coordine al resto, cada uno dedicado a una zona específica (por ejemplo, uno seguirá la señal que utilicen las televisiones, otro se dedicará a controlar sólo el área del fuera de juego…).

El árbitro del partido se comunicará con los asistentes del videoarbitraje a través de un cascos y micrófono, y les pedirá consejo. Ahora bien, puede aceptar la opinión de los asistentes o considerar que no es la acertada y no hacerles caso.

En algunas situaciones, suponemos que cuando sean casos muy flagrantes en los que el árbitro no hay visto una roja o un penalti claro, el equipo del VAR puede solicitar ponerse en contacto con el colegiado para informarle.

Pero como decíamos, la decisión será el árbitro. Seguirá habiendo alguien a quien echarle la culpa.

Hay muchas voces en contra del VAR, además de Blatter y Ceferin, porque se considera que el sistema no está todavía perfeccionado del todo. Para muchos con esa especie de «ojo de halcón» para evitar goles fantasma es suficiente. Creen que el VAR hará perder tiempo y cortará demasiado el ritmo del partido. Además, ya se ha visto que se han producido fallos. En la A League de rugby, donde también se utiliza el VAR, se admitió que hubo un error garrafal justamente en la final.

La FIFA y el responsable del videoarbitraje, Massimo Bussaca, entienden que está demostrado que se pierde mucho más tiempo en otras circunstancias del juego y que es normal que haya errores, nadie es infalible al 100%, pero argumentan que la eficacia del VAR ronda el 99%.

Habrá que ver cómo se adapta el VAR al día a día del Mundial de Rusia 2018. Suponemos que al principio será raro pero que nos acabaremos acostumbrando. Después de todo, es normal querer que haya cuantos menos errores mejor.

Si comulgas con esa filosofía, te recomendamos que hagas tus apuestas en Marathonbet. Ésta es la única casa en la que pierdes para ganar. En realidad se trata de asegurar; en las apuestas combinadas ofrecen la posibilidad de tener devolución incluso si se cometen uno o más fallos, una facilidad que no encontrarás en otros sitios. Además, esta casa destaca porque cuando ganas, ganas más. Su objetivo es ofrecer las cuotas más competitivas posibles, por lo que siempre suelen ser más altas que las de sus competidores en todos los eventos y supuestos.

No es la casa con más florituras pero Marathonbet está pensada para los amantes de los pronósticos deportivos que piensan en ganar de manera constante y a largo plazo. Descubre esta casa con un bono de bienvenida del 50% adicional.

REGÍSTRATE EN MARATHONBET DESDE AQUÍ Y EMPIEZA CON 90€ DE SALDO

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*